Estás aquí: Inicio » Actualidad » Mons. Pietro Parolin Nuevo Secretario de Estado del Vaticano

Mons. Pietro Parolin Nuevo Secretario de Estado del Vaticano

Mons. Pietro Parolin Nuevo Secretario de Estado del VaticanoVATICANO (ACI/EWTN Noticias).- En la mañana del día sábado 31 de agosto, el Papa Francisco nombró al Arzobispo Pietro Parolin, como nuevo Secretario de Estado del Vaticano, en sustitución del Cardenal Tarcisio Bertone, cuya renuncia al cargo fue aceptada por el Santo Padre. Monseñor Parolin era hasta ahora Nuncio Apostólico en Venezuela, tiene 58 años de edad y asumirá el cargo el próximo 15 de octubre.

La información se hizo pública durante la recepción del Papa Francisco en audiencia especial, en la Casa Santa Marta, al Cardenal Tarcisio Bertone, al Cardenal Leonardo Sandri, Prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, a Monseñor Dominique Mambertí, Secretario para las Relaciones con los Estados, a Monseñor Peter B. Wells, asesor para los Asuntos Generales, a Monseñor Antoine Camilleri, Subsecretario para las Relaciones con los Estados y a Monseñor Alberto Ortega Martín, oficial de la Secretaría de Estado para las Relaciones con los Estados.

El próximo 15 de octubre, el Santo Padre recibirá en audiencia a superiores y oficiales de la Secretaría de Estado, para agradecer públicamente al Cardenal Tarcisio Bertone por su fiel y generoso servicio a la Santa Sede y para presentarles el nuevo Secretario de Estado.

Por otra parte, el Papa confirmó en sus cargos a Monseñor Giovanni Angelo Becciu, Sustituto para los Asuntos Generales; a Monseñor Dominique Mambertí, Secretario para las Relaciones con los Estados; a Monseñor Georg Gänswein, Prefecto de la Prefectura de la Casa Pontificia; a Monseñor Peter Wells, Asesor para los Asuntos Generales; y a Monseñor Antoine Camilleri, Subsecretario para las Relaciones con los Estados.

Breve Biografía

El nuevo Secretario de Estado Vaticano es natural de Schiavon, en la provincia y en la diócesis de Vicenza (Italia), donde nació el 17 de enero de 1955 en una familia de clase media italiana. Su padre se ocupaba de la venta de maquinaria agrícola y su madre ejerció como maestra de educación primaria.

Huérfano de padre a los 10 años, entró en el seminario de Vicenza a los 14, donde inició los estudios de Filosofía y Teología. En 1980 fue ordenado sacerdote y enviado como vicario parroquial a la parroquia de la Santísima Trinidad de Schio. Dos años después comenzó los estudios de Derecho Canónico en la Pontificia Universidad Gregoriana.

En 1983 ingresó en la Pontificia Academia Eclesiástica. En 1986 obtuvo la licenciatura en Derecho Canónico con una tesis sobre el Sínodo de los Obispos. Poco después fue enviado a la Nunciatura de Nigeria (1986–1989) a la que seguiría México (1989-1992).

Su conocimiento de la realidad de la Iglesia en las naciones hispanoamericanas y africanas hizo que, a su vuelta a la Santa Sede en 1992, se le encomendaran estas áreas así como otras cuestiones.

En 2002, Monseñor Parolin fue nombrado Subsecretario de la segunda sección de la Secretaría de Estado, ocupándose, por tanto, de las relaciones con los Estados, área en la que impulsó conversaciones y reanudación de las relaciones con estados orientales y africanos.

El Arzobispo Parolin es conocido y tiene un gran prestigio por su trabajo como diplomático, especialmente por su labor con China y Vietnam. Fuentes del Vaticano señalan que el Papa Francisco lo ha elegido no solo por su trayectoria diplomática “sino también porque es un buen sacerdote”.

En 2009, Monseñor Pietro Parolin fue nombrado Nuncio Apostólico en Venezuela y ordenado Arzobispo el 12 de septiembre de ese año. Actualmente se desempeñaba como Nuncio en esta nación hispanoamericana.

Para el Mons. Parolín “constituye una sorpresa de Dios en mi vida”.

En declaraciones desde Venezuela, Mons. Parolin dijo que siente “viva la gracia de esta llamada”, así como “sobre todo, siento la entera responsabilidad, porque ella me confía una misión comprometida y exigente, frente a la cual mis fuerzas son débiles y pobres mis capacidades”.

“Por ello me encomiendo al amor misericordioso del Señor, de quien nada ni nadie podrán separarnos nunca, y a la oración de todos”.

Mons. Parolin expresó su “profunda y afectuosa gratitud al Santo Padre Francisco, por la inmerecida confianza que me ha demostrado, y le manifiesto mi renovada voluntad y total disponibilidad a colaborar con él y bajo su guía para la mayor gloria de Dios, el bien de la Santa Iglesia y el progreso y la paz de la humanidad, para que ella encuentre razones para vivir y esperar”.

“Agradezco a todos, desde ahora, por la comprensión y por la ayuda que, en cualquier manera, me querrán prestar en el desarrollo de mi nuevo encargo”.

Para FEGIV es un gran honor y constituye una Gran Alegría dicho nombramiento y le pedimos a Dios ilumine siempre su camino y lo colme de bendiciones. Nosotros oraremos por Usted y nuestro Queridísimo Papa Francisco.